jueves, 25 de enero de 2018

POR UN EURO

Felipe se dirige a la escuela como otras tantas mañanas.Va distraído.LLeva un pequeño mp4 enganchado en uno de los bolsillos.Conectados los auriculares.
José se dirige a su trabajo como es costumbre todos los días de la semana excepto fin de semana y festivos.Lleva la radio encendida.En el dial una locutora radia un programa de actualidad.
Felipe se acerca a un cruce regulado por semáforos.Hay otras personas alrededor.El disco esta a punto de cambiar a rojo.Verde el de los peatones.
José llega tarde al trabajo.Casi media hora de retraso.Maldice cada vez más nervioso.Esta llegando a un cruce regulado por semáforo.El disco esta a punto de ponerse en rojo.En verde para los peatones.A su alrededor otros vehículos.
El semáforo cambia.Se pone en rojo.Sobre el asfalto se hallan vehículos en espera.Sobre la acera la gente se prepara para cruzar.El disco para ellos en verde.
Cruzan los transeúntes.Unos con prisa.Otros hablando.Felipe con su música y....un euro en medio de la calzada,entre una de las rayas blancas del paso de peatones.Sucio y casi desapercibido.
Los chicos pasan.Felipe se detiene al ver la moneda.José nervioso.Miradas al disco esperando se ponga verde para él lo más pronto posible.Le da inquietas miradas al reloj del salpicadero.Maldice.Intenta cambiar de emisora.No le gusta de lo que hablan.No deja de mirar el disco mientras con una mano maneja la ruedecilla del dial.
_¡Ostras un euro!_,se dice para si Felipe distraídamente.Se agacha a recogerlo.
El semáforo cambia a verde.Rojo para los peatones.
_¡Ya era hora maldita sea!_,grita José.Pone primera en la caja de cambio.
Nadie se percata de Felipe que queda rezagado del resto de los viandantes,que ya al otro lado continuan su marcha.
Felipe coge la moneda y echa un vistazo al disco.Se da prisa.Se levanta.Echa a correr.Trastabilla al pisarse  con la zapatilla uno de los cordones mal abrochados.Se cae.
José ya acelera mientras mira el dial.Algún conductor desconocido hace sonar el claxon como aviso.José no tiene tiempo de volver a la realidad.Felipe está en el suelo.Consigue levantar medio cuerpo todo lo rápido de lo que es capaz.José no frena a tiempo.Chirridos de neumáticos.
Olor a quemado.Felipe sale despedido unos metros adelante.Se le cae la moneda de la mano.
José frena.Tarde.Irremediablemente tarde.En la calzada un zapato deportivo con el cordón mal abrochado.José baja del coche y rompe a llorar.
Felipe vuelve a ir a la escuela pero....en silla de ruedas.
José ya no ha vuelto a conducir nunca más.Ha pasado un tiempo en la cárcel.
La moneda cayó en el mismo lugar.En una de las rayas del paso de peatones.Sucia.Desapercibida....

(EL DINERO TAMBIÉN ES UTILIZADO POR LA MUERTE.)

1 comentario:

joaquín galán dijo...

Un relato trepidante,de los que crean tensión al leerlo y con un final previsible pero siempre doloroso.La vida (el dinero,el poder) nos lleva en volandas y no nos percatamos de que a veces nos absorbe y nos convierte en autómatas sin cerebro ni corazón.Nunca deberíamos permitirlo.

Un placer pasar por tu blog Pascual.Gracias por tu visita al mío.

Saludos